Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

domingo, 7 de enero de 2018

Los celos en las relaciones nunca son buenos pero menos aún cuando los celos son hacia familiares de tu pareja

Cuando uno se enamora es normal que los sentimientos que tenga hacia esa persona sean más intensos que los que suele tener con el resto de familiares, amigos o conocidos. Por eso, es probable que muchos sentimientos se vean a veces exaltados y que la persona enamorada pueda llegar a sufrir celos o a tener envidias de gente que quizás no debería tenerlos o que los motivos no son lo suficientemente infundados como para que esta envidia sea justificada.

Sea como sea, probablemente tu novio o marido tenga a muchas personas en su vida a quienes también quiere, pero de un modo diferente a ti. Así pues, hay muchas posibilidades de que tu marido o pareja tenga una buena relación con la mujer o la novia de su hermano o de tu hermano, como también podría ser posible, al igual que es probable que tú también tengas una buena relación con tus cuñados, suegros o el resto de la familia política.

Por lo tanto, deberás saber que algunos comportamientos cordiales o el tener una buena relación con los cuñados o las cuñadas y el resto de familia política es beneficioso para vuestro matrimonio o para vuestra unión, por lo que deberás discernir entre aquellos celos que son infundados y reales, entre la envidia que puedas llegar a tener de tu cuñada, que probablemente pueda llegar a dañar la relación sentimental que puedas llegar a tener con tu pareja o bien, incluso, a la relación que tengas con tus cuñadas y tus cuñados.

Descubre qué puedes hacer si tienes envidia o celos de tu cuñada, para poder dejar de sentirte de esta manera y poder disfrutar de tu relación o matrimonio, lejos de estos malos sentimientos y puedas vivir también más feliz.



MI PAREJA LE PRESTA MUCHA ATENCIÓN A SU HERMANA

En el caso de que tu cuñada sea la hermana de tu pareja, deberás comprender que la relación que tienen es muy diferente a la que tu novio o marido puede tener contigo. Si tienes buena relación con tus hermanos podrás comprender que el vínculo que existe entre ambos es muy especial, por lo que es normal que tengan bromas compartidas y que a veces puedan comunicarse con tan solo mirarse.

Por eso, no deberás intentar entrometerte en esta relación ni sentir envidia de tu cuñada. Piensa que tu marido o pareja quiere a su hermana de una manera muy diferente de la que te quiere a ti, pero sabe que su hermana estará allí siempre, por lo que no sería conveniente que le hicieses escoger entre vosotros dos, ya que la familia es, para muchos, lo más importante.

Una buena manera de dejar de tener envidia de tu cuñada, además de ser consciente de que tu pareja te ama a ti y el aprecio que tiene por su hermana es muy distinto, será intentar conocer a tu cuñada un poco mejor. Así podrás saber por qué tú marido o novio la tiene en tan gran estima y probablemente tú también llegues a sentir un gran aprecio por ella, lo que te ayudará a eliminar todo aquel sentimiento de envidia o celos que puedas llegar a sufrir.

Extraño la soltería

Este no es un tema simple de analizar, principalmente porque tiene muchas aristas. Por un lado, es verdad que hay veces que la vida en pareja se transforma en una rutina monótona, en la cual todo nos empieza a parecer que siempre es lo mismo.

Hasta acá no dijimos ninguna novedad, pero es importante aclararlo para poder diferenciar que no todas las parejas reaccionan igual frente a esta situación, dado que hay relaciones que rápidamente se ocupan de no caer en el aburrimiento, mientras que hay otras que dejan que llegue a su punto máximo. Por otro lado, si ante la rutina empezamos a añorar la libertad de la soltería, es importante también analizar qué es lo que realmente extrañamos de la misma, porque no es lo mismo querer ser libre de horarios y no rendirle cuentas a nadie, a extrañar la posibilidad de estar con otras personas.

A todo esto nos referíamos cuando mencionábamos la gran cantidad de aristas que tiene este tema, por lo cual se hace sumamente difícil igualar todas las situaciones, pero lo que si es cierto y es fundamental resaltar que cuando empezamos a extrañar nuestra vida de solteros, es una señal clave de que la dinámica que estamos llevando adelante como pareja ya no nos está llenando.

SI EXTRAÑAS LA SOLTERÍA

Puede pasarnos de vez en cuando extrañar aspectos de nuestra soltería, pero el conflicto aparece cuando empezamos a percibir a la vida de pareja como una rutina difícil de sobrellevar. Si consideramos que seriamos más felices estando solos que en pareja, y no hacemos nada al respecto, se empieza a crear una tensión, que tarde o temprano, va atentar contra la relación que intentamos sostener. Por lo tanto, si bien sabemos que se trata de un tema de pareja, también es sumamente personal, porque nadie más que nosotras se puede ocupar de saber lo que nos hace felices. Cuando nos genera un esfuerzo mantener una relación de pareja va en contra de su sentido esencial, porque elegir estar al lado de alguien nunca debe ser un sacrificio, sino una elección en pos de nuestro bienestar.

Cuando el peso de extrañar la soltería empieza a repercutir en nuestro vínculo con el otro, es importante:

- No ignorar lo que nos pasa. Trabajar lo que sentimos, para saber qué es lo que realmente queremos. Esto va a ser un disparador para poder elaborar y tomar decisiones. Si la idea de estar solteros nos hace más felices que estar en pareja, todo tipo de rutina de a dos va a ser difícil de llevar adelante. Intentar sostener lo insostenible, genera más estrés que elaborar cambios.

- Distinguir qué cambiaríamos en nuestra dinámica de pareja para sentirnos a gusto. Si ambos estamos enamorados, y sentimos que lo que a veces nos ahoga es la rutina, juntos debemos pensar con qué recursos contamos para poder reactivarla. A veces no es la soltería en si lo que extrañamos, sino la sensación de hacer algo distinto.

- Reflexionar si queremos apostar a la relación de pareja que tenemos. Poder pensar si extrañamos la soltería, no porque se nos hace difícil la vida de a dos, sino porque la persona que tenemos al lado ya no es con la que queremos compartir todo lo que implica esa elección.

- Hacer hincapié en nuestra idea de libertad. Estar en pareja no nos debe hacer sentir menos libres, al contrario es importante sentir que tenemos toda la libertad del mundo para elegirnos mutuamente todas las veces que sea necesario. Un vínculo que no nos haga sentir libres nunca nos va lograr unir, sino que simplemente nos va a atar.

¿ESTAR EN PAREJA O ESTAR SOLTERA?

Estar en pareja es elegir construir un proyecto de a dos, si esa decisión se convierte en un peso, la tensión que se empieza a gestar se transforma en un conflicto latente. Si lo que extrañamos de la soltería son aspectos que podemos modificar en nuestra relación de pareja, juntos debemos elaborarlos para crear una nueva dinámica que nos salve de la rutina, pero cuando lo que añoramos es estar solos para poder estar con otras personas, es en vano prolongar una situación que ya no nos hace sentir plenos. Tener en claro esto es fundamental para poder ser felices con nuestras decisiones y lograr estar en concordancia con las emociones que tenemos.

Cuando se trata de lo que deseamos para nuestra vida, la respuesta no puede venir nunca desde afuera, sino de lo que nosotros sentimos, porque como se suele decir: si nuestra propia felicidad no la encontramos en nosotros mismos, difícilmente la hallemos en otro lugar.


viernes, 29 de diciembre de 2017

¿Qué esperas de alguien nuevo?

Probablemente tu cita en persona real no sea lo mismo que te imaginaste cuando el contacto era virtual, pero tal vez sea mucho mejor de lo que esperabas. Acá unos consejos de una experta terapeuta de pareja para que encares bien predispuesta el momento de la verdad.

Se conocieron por Tinder (una aplicación para encontrar pareja). Hubo chats hasta altas horas de la madrugada y llegó el momento de que la virtualidad le dé paso a la realidad. Está por tocar el timbre y todo tiene otra fuerza ahora que lo estás por conocer en vivo: el cuerpo al galope, la ansiedad incontrolable, no sabes qué ponerte ni cómo actuar.

¿Qué hacer frente a la expectativa de los primeros encuentros? La expectativa es ansiosa por definición. El pensamiento de anticipación nos abre siempre un abanico de posibilidades que están fuera de nuestro control, por lo tanto, nuestro cerebro imagina escenarios y eso genera ansiedad. Por eso, lo ideal es que puedas manejar el nivel de expectativas, para que esas locas ganas de estar con alguien no terminen jugando en tu contra:

LA ILUSIÓN MÁGICA

Dominadas por las ganas de que esta vez funcione, muchas mujeres salen en sus primeras citas al encuentro del hombre de su vida. Expectativa desmedida en más de un sentido: ¿existe la persona ideal?, ¿no será meterle presión al otro y a la salida?

Cuando la ilusión copa todo, lo que encuentres en la realidad te va a dejar gusto a poco. O bien, la ceguera de las ganas te va a impedir ver algunos datos que son interesantes de registrar en las primeras citas. Porque la ilusión mágica del enamoramiento te hace entrar en una suerte de hipnosis y no puedes ver nada negativo. ¿Sabías que en nuestro cerebro se inactivan áreas que tienen que ver con el pensamiento crítico cuando nos enamoramos?

ÁBRETE A LO NUEVO

Una terrible leyenda de la mitología griega contaba que Procusto tenía una cama de hierro y, cuando los viajeros llegaban a dormir a su posada, los “estiraba” si eran petisos o los “serruchaba” si eran muy altos para que pudieran entrar. No hagas lo mismo: el ideal de pareja que tienes armado en la cabeza te puede llevar a descartar posibilidades porque no “encajan” con tus preconceptos de lo que quieres de una relación o de un hombre.

Quizá jamás en tu mente te habías imaginado estar con alguien separado con hijos y, de pronto, descubres que, justamente por eso, estás con alguien menos narcisista, más responsable y comprometido. O habías pensado en alguien con mucho dinero y te termina seduciendo su visión más austera y simple de la vida. La realidad puede ser infinitamente más rica que todo lo que armaste en tu cabeza.

NO PEQUES DE ANSIOSA

Tu ansiedad por saber cómo va a seguir lo que acaba de empezar te puede jugar una mala pasada. El otro puede sentir la presión y asustarse de tu control y tus constantes demandas. Quizá la relación tenga posibilidades, pero a nadie le gusta ser etiquetado y tener que poner “nombre” al vínculo que se está generando en unos pocos encuentros.

Soltar el control es algo que escuchamos siempre y no sabemos muy bien cómo hacerlo. Simplemente se trata de renunciar a la omnipotencia de querer hacer que el amor suceda con algunos pases mágicos.

Hay que saber esperar que las situaciones te conduzcan hasta donde deben hacerlo, pero también es importante recordar que el amor es una construcción, que lleva tiempo de cocción y que todo lo que hagas por acelerarlo puede acabar por hacerte sacar el pastel crudo y arruinarlo.

Y lo lindo, quizá lo más lindo, es mirar a través de la puerta del horno cómo va creciendo y paladearlo mientras te regala su aroma.

Video Propositos Sexuales de Año Nuevo